Secciones

2 may. 2011

Regiones y Ciudades de Senegal


Regiones y Ciudades de Senegal

Nuestras Regiones de Senegal: Para conocer mejor el país, lo dividiremos en cinco regiones turísticas.

1. El Sahel, al norte que hace frontera con Mauritania.

2. La Costa Atlántica o Petite Cote que comprende desde el Lago Rosa a las playas de Mbour y Nianing,.

3. El Sine-Saloum al norte de Gambia que abarca los márgenes y estuario del río Saloum.

4. La Casamance situada entre Gambia y Guinea Bissau.

5. Región del Futa Jalon también llamada País Bassari en la región sur oriental y que hace frontera con Mali y Guinea Conakry.

El Sahel o región de San Luis.

El Sahel es comúnmente conocido como una región geográfica y climática del continente africano que limita al norte con el desierto del Sahara y al sur con la sabana africana. En nuestro caso denominaremos Sahel a la zona limitada al norte por el río Senegal y al sur donde comienzan los primeros bosques subtropicales de la región del Ferlo.

San Luis.

St. Louis fue el primer asentamiento de los franceses en África, allá por el 1659 y es sin duda la mejor puerta de entrada para descubrir África. Fue un lugar importante de entrada para los navíos europeos dedicados a la trata de esclavos. Considerada como el escaparate de Francia en África, fue municipio francés de pleno derecho y gozó de un estatus particular. A partir de 1916, el nativo de St-Louis se consideró ciudadano francés a todos los efectos al igual que los habitantes de Gorée, Dakar y Rufisque. Fue la capital de Senegal y del África Colonial francesa, una región que comprendía Mauritania, Senegal, Malí, Guinea, Costa de Marfil, Níger, Burkina Faso y Benín.

Situada en el delta del río Senegal, entre el Océano, el Sáhara y el Sahel y a 320 km de Dakar, la población de St-Louis se acercó a los 180.000 habitantes en el año 2002. El corazón de la vieja ciudad colonial está situado en una isla estrecha de dos kilómetros de largo y 400 m de ancho, concretamente a 25 kilómetros de la desembocadura del río Senegal.

El clima distingue dos estaciones que se definen por sus precipitaciones más que por las variaciones de su temperatura. La estación de lluvia, que comienza a finales de junio y termina a comienzos de octubre se caracteriza por el calor y la humedad, es la temporada de tormentas, a razón de una por semana. La estación seca, que comienza en noviembre y termina en mayo. El clima es muy agradable durante este periodo, ya que la Isla se refresca por la brisa del mar. Sin embargo, de enero a marzo, los vientos del Harmattan descienden del desierto, trayendo polvo y calima que puede durar algunos días.

La economía se orienta alrededor de la pesca, el turismo y el comercio. La caída de precios del cacahuete y el avance de la desertificación son los principales problemas a los que se enfrenta toda la región de San Luis. La pesca es la primera exportación de Senegal, pero actualmente muchos otros países mejor equipados explotan también la misma zona. Al igual que en Mauritania, no existe ninguna restricción para la temporada de pesca.

San Luis es sin duda una ciudad turística debido a sus características naturales, históricas y culturales, tales como la proximidad de dos Parques Nacionales, un patrimonio histórico y arquitectónico clasificado Patrimonio de la Humanidad, un aeropuerto internacional y una temperatura anual media de 25º. Además proyecta una dimensión internacional a través de numerosas manifestaciones culturales como el mejor festival de Jazz del continente, las regatas anuales de piraguas sobre el río Senegal, etc.

San Luis, ciudad Patrimonio de la Humanidad presenta un conjunto urbano, arquitectónico, histórico y cultural entre lo más notable del África Occidental. Podemos encontrar a partir de la primera mitad del Siglo XIX una arquitectura de tipo mediterránea adaptada al clima tropical y al medio colonial: casas en torno a un patio, distribuyendo luz y frescura. Las fachadas de las casas más antiguas están coloreadas en ocre o en rosa y las entradas resaltadas por marcos perfilados y decorados con pinturas. Durante el siglo XX la ciudad fue decayendo y esto implicó la degradación o desaparición de edificios notables.

Richard Toll:

Tomando desde St. Louis la ruta del nordeste por la ribera del río se llega a este pueblecito, a unos 90 kilómetros. Algunos lo conocen por el sobrenombre de “la villa del barón Roger” a propósito de un antiguo gobernador muy curioso. Es interesante hacer una visita a la fábrica de caña de azúcar que hay en la localidad. La villa cuenta con algunos hoteles o campamentos para alojarse y es puerta de entrada al país para aquellos viajeros que vienen de la ciudad de Rosso en Mauritania.

Podor:

Siguiendo la ruta del río nos topamos con Podor una pequeña comunidad llena de paz y tranquilidad situada a unos 180 kilómetros de St. Louis. Se pueden ver en sus construcciones algunos ejemplos de la arquitectura sudanesa. Si se toma el barco que navega por el río, el “Bou El Mogdad”, ésta es su última parada. La localidad dispone de campamentos para alojarse. Otra alternativa es la Misión Católica.

Matam:

Continuando por la ribera del río, que desciende hacia el sur, se llega a Matam (después de recorrer 230 kilómetros desde Podor). Aunque no hay hoteles es fácil encontrar alojamiento por un módico precio. De todas formas, Matam constituye el único lugar de esta particular región donde se puede descansar cómodamente. Desde aquí otra ruta se desvía hasta Linguère, una localidad en el interior.

Bakel

Después de recorrer unos 150 kilómetros se alcanza Bakel. Se encuentra a tan sólo 60 kilómetros de Kidira, en la frontera de Senegal con Mali."

Diadem 3

Diadam 3 es un pequeñito pueblo de la región del Sahel de mayoría étnica mora con muchas influencias wolof que pertenece a la provincia de San Luis de Senegal. Está situado cerca de Mauritania, a unos sesenta kilómetros al norte de San Luis dando acceso al Parque Nacional de Aves de Djoujd, tercer enclave de aves del mundo.

Unas cuarenta cabañas dispersas desordenadamente dentro de un pequeño bosque de acacias y una pequeña escuela primaria componen el pueblo. Las casas son jaimas semi-rígidas con el suelo hormigonado y elevado unos cuantos centímetros del suelo para no padecer las numerosas inundaciones en la zona en época de lluvias (junio a noviembre) y el tejado es de lona como todas las tiendas mauritanas. Diadam 3 es uno de los siete pueblos que pertenecen al comité inter-pueblos del Parque de Djoud que gestiona todos los recursos del Parque junto a la dirección del mismo y cuenta con un ecocampamento turístico compuesto de varios bungalows todos con cuarto de baño, un edificio principal que sirve a la vez de recepción, comedor y salón de actividades; en el campamento se pueden alojar en total unas cuarenta personas si contamos también con las jaimas tradicionales. A la entrada del parque, el comité inter-pueblos gestiona en una pequeña tienda de artesanía local donde también venden los tickets para la entrada al parque nacional, el alquiler de piraguas con ecoguías locales y de bicicletas para recorrer el parque. También se puede visitar el parque en coche de caballo.

LA COSTA ATLÁNTICA o PETITE CÔTE.

Senegal es bañada por el océano atlántico de norte a sur, pero en este documento consideraremos a la región de la Costa Atlántica la zona costera entre el Lago Rosa y la ciudad de Joal Fadiouk donde comienza la región de Sine-Saloum.

Playas de arena, lagunas y conchas. Un mar tranquilo, protegido por la península de Cabo Verde, lo que minimiza los efectos de la brisa del mar, una serie de playas intercaladas con pintorescos pueblos de pescadores, el sol siempre presente, tal es el panorama que reflejan la visión de visitantes pueblos como Yenne, Toubab Diallaw, Ndayane, Popenguine, Somone, Ngaparou ... Más al sur, descubrimos los paisajes de Nianing, a 10 km de Mbour, Saren y Punto Mbodiène, a medio camino entre Nianing y Joal, la ciudad natal del ex presidente Leopoldo Senghor. Se trata de una bella panorámica de las playas de aguas cristalinas y en algunos lugares, la tierra cubierta de conchas de ostras y almejas, como en la isla de Fadiouth donde un puente de madera conecta la isla de las conchas al continente.

DAKAR

Dakar es la capital de Senegal, situada en la península de Cabo Verde, en la costa atlántica de África. Su posición al extremo oeste de África resulta ventajosa para el tráfico marítimo con América y Europa, razón por la cual se desarrolló allí el mayor puerto marítimo de la región. Según el censo del año 2005 cuenta con una población de 1.030.594 habitantes y su área metropolitana con una población de 2.450.000 habitantes.

La ciudad de Dakar se formó en el entorno de un fuerte francés, reemplazando la ciudad de Saint Louis como la capital de las colonias francesas del África Occidental en 1902. Fue la capital de la Federación de Malí entre 1959 y 1960, convirtiéndose luego en la capital de Senegal. Entre los siglos XVI y XIX, Dakar fue el mayor centro para el tráfico de esclavos hacia toda America. El gobierno senegalés restauró y transformó en museo el fuerte del Estrés en la Isla de Gorée, donde los esclavos eran reunidos para ser subastados y enviados en barco.

Dakar es una ciudad cosmopolita, antiguo pueblo de pescadores Lebou y Wolof, Dacar o Dahar, que significa “tamarindo” en wolof, fue invadida por los colonos en el siglo XIX al superpoblarse Gorée. En 1857, el ejército, con base inicialmente fijada en Gorée, es transferido al continente por el capitán Protêt y se instala sobre la actual Plaza de la Independencia. La ciudad de Dakar se desarrolla entonces con su puerto natural como principal atributo. Actual metrópoli administrativa, política, militar, económica, social y cultural de la AOF es una ciudad cosmopolita, africana y europea a la vez, de más de dos millones de habitantes. En la organización geográfica de la capital se demuestra la política colonial segregacionista anterior a 1945. La medina es, el corazón popular de Dakar, típico por su estructura cuadricular, refleja en sus casas el modelo de hogar tradicional: las habitaciones se organizan en torno a un patio interior en el que reina un baobab o un fromager. En el Plateau, situado en un promontorio de entre 20 y 30 metros de altitud, comprende el centro de la ciudad, la Plaza de la Independencia y el distrito económico financiero y administrativo.

El verdadero corazón de la ciudad se encuentra en la Plaza de la Independencia. Desde allí surgen numerosas calles importantes. Hacia el sur discurre la Avenida Roume, que lleva al Palacio Presidencial, de principios de siglo, rodeado de unos preciosos jardines. Al oeste la Avenida Pompidou se llena de tiendas y cafés. El entretenido paseo culmina en el mercado más grande de la ciudad el Marché Sandaga, situado en la confluencia de la avenida Pompidou y la avenida Lamine Gueye. El mercado, muy animado, es el lugar ideal para los amantes de la cocina, donde encontrarán toda la variedad de frutas y alimentos que se pueda imaginar. Desde la Plaza de la Independencia la arteria este, la Avenida Albert Sarraut, conduce a otro mercado, al Mercado Kermel, uno de los centros principales de la ciudad. Se trata de un sitio vital y singular por su colorido y variedad de productos; es un verdadero espectáculo africano. A su lado se encuentra el edificio de Correos que posee una curiosa forma circular. Entre el mercado y esta construcción, en la Avenida Blaise Diagne, está la Plaza o Patio de los Moros donde se pueden adquirir todo tipo de joyas: pulseras, sortijas, pendientes, incluso cofres de estilo morisco de madera con incrustaciones de plata y cobre. Los artesanos trabajan el oro y la plata con verdadera maestría. El Boulevard de la República, es una ancha avenida, que se extiende desde el Palacio Presidencial a la Catedral, sita en la confluencia con la Plaza de la República. Le aconsejamos visitar este interesante edificio religioso. En los alrededores y caminando hacia la Plaza de Soweto, se halla el Museo Nacional, un teatro y numerosas embajadas. Otro de los lugares especiales para ver en Dakar es el Museo Ifan, que se encuentra al lado de la Avenida Nelson Mandela, en la Plaza de Soweto. Este museo fue renovado en 1994 y posee una importante colección arte oesteafricano, máscaras, estatuas e instrumentos musicales. Es uno de los más ricos en lo que respecta a arte africano. Fuera del centro de la ciudad se encuentra la Gran Mezquita. Está prohibida la visita a ella los viernes durante el momento de la oración. Es de estilo marroquí y data de 1964. Merece la pena subir a su conocido minarete para obtener una bella vista de la ciudad. A un lado se encuentra el barrio indígena de Dakar, la Medina, el rincón más africano de la ciudad. En el centro de La Medina está el Mercado de Tiène, lleno de símbolos y sonidos con artículos de lo más variopinto. Puede visitarse otro mercado en el barrio Castors, al norte de la ciudad, en el camino del aeropuerto. Por último se puede dar un paseo a pie por la Route de la Corniche, para apreciar la escarpada costa con pequeñas calas y las espléndidas casas de los embajadores extranjeros. Una visita a la Villa Artesanal y al pueblo pesquero de Soumbédioune permite contemplar la llegada de los barcos a la vuelta de su jornada laboral. En el punto opuesto, al oeste, cerca del puerto, se encuentra la Estación de Tren, un edificio con cierto aire “retro” muy bonito.

Gorée: La isla de los esclavos

Las dimensiones de la pequeña isla son de unos 900 metros de largo por unos 300 metros en el punto más ancho. El pueblo ocupa casi toda la extensión de la isla, excepto algunas zonas no edificadas en las que es posible ver plantas exóticas como los baobabs. Las calles de Gorée son de tierra, con tonalidades beige y ocres. Son calles tranquilas y razonablemente limpias en las que el viajero se sorprende por la falta de vehículos de motor; pero no hacen falta: todo el mundo camina para llegar a su destino.

La etnia predominante entre la población es la wólof y la religión mayoritaria es la musulmana. Las mujeres de la isla, con su gracia especial, visten ropas muy coloristas, dominadas por el azul pero que también incluyen amarillos, verdes y rojos. La mayor parte de sus habitantes son pescadores, comerciantes o artesanos, y es que las fuentes básicas de ingresos de la isla son el turismo y la pesca. Los vendedores de collares confeccionados con cypreas o caurís son nuestro primer contacto con el comercio local, que se amplía con los comercios de los artesanos, que exponen sus obras en la calle. También es posible hallar algún restaurante en el que comer un plato típico, generalmente a base de pescado con arroz, mientras algún grupo musical nativo alegra el ambiente con música autóctona.

Gorée fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978. ¿Por qué? Pues resulta que este pueblo de origen colonial fue uno de los principales asentamientos del esclavismo hasta 1815, año en que se abolió el tráfico de esclavos (pero no la esclavitud ¡!).

El comercio de personas empezó poco después del descubrimiento del Nuevo Mundo, a principios del siglo XVI, para proporcionar mano de obra barata a las colonias españolas y portuguesas. La esclavitud no desapareció definitivamente hasta finales del siglo XIX. Los traficantes erigieron una serie de plazas fuertes a lo largo de la costa africana en las que concentraban a los esclavos antes de embarcarlos para América. Estas construcciones se encuentran desde el golfo de Benín al de Biafra, pero también en Sierra Leone, Costa de Marfil, Gabón, etc.

La isla de Gorée, que había sido tradicionalmente un refugio para las naves portuguesas, se convirtió pronto en el núcleo de un próspero negocio. Se establecían pactos con las tribus del interior para que capturasen a sus semejantes y los vendieran a los comerciantes occidentales. Los holandeses conquistaron la isla en 1617 y construyeron dos nuevos fortines que emplearon hasta el 1664. Según parece, el nombre de Gorée viene de esta época, pues los holandeses la conocían con el nombre de “goedde redde” (buen puerto).

Durante más de 100 años los ingleses y los franceses se disputaron el control de la isla hasta que, gracias al Tratado de Versalles, ratificado en 1783, Francia consiguió el dominio definitivo del enclave. Tras la abolición del tráfico de esclavos, la isla perdió su importancia estratégica. Aún se observan en esta pequeña isla los restos de la barbarie. El antiguo almacén de esclavos se ha convertido en el Museo de los Esclavos. Impresiona la pequeña puerta, abierta permanentemente al Atlántico, por la que pasaron miles de personas atemorizadas, ignorantes de su destino, un destino al que muchas de ellas no llegaron por culpa de las enfermedades o la desnutrición.

Al pasear por las calles de Gorée uno no puede dejar de maravillarse por el hecho de que aún existan remansos de paz como esta isla en la que los niños juegan en la calle y los habitantes charlan tranquilamente como si el resto del mundo no existiera. Una vez que el visitante descubre esta isla, jamás la podrá olvidar. Fuente: Miquel Pontes

Lago Rosa.

Lago Retba, tomando la carretera de Soussoum, a 60 kilómetros de Dakar, se llega a este hermoso paraje lacustre rodeado de dunas. Este lago es mundialmente conocido por constituir el punto final del rally París-Dakar. El Lago Retba es también conocido como Lago Rosa, debido al color de sus aguas. Es característico su alto grado de salinidad, aunque se pude nadar, eso si, teniendo cuidado con los ojos. Se trata de un lugar muy turístico por lo que no hay problemas de alojamiento. Al norte del lago, tras las dunas, se extienden las playas y el océano. Aquí encontraremos unas importantes salinas que aún usan el método tradicional de extracción.

Mbour

M'bour pertenece a la región de Thies y es capital de la provincia de Mbour. Se sitúa en la Costa Atlántica a 85 kilómetros al sur de Dakar y a 5 kilómetros de la estación balnearia de Saly en la “Petite Côte” que ha contribuido al desarrollo turístico de la zona. La ciudad se desarrolló entre los siglos dieciocho y diecinueve entorno a unas antiguas minas de titanio y otras extracciones mineras. Hoy día las principales actividades socioeconómicas de la ciudad son la pesca, el cultivo del cacahuete y el turismo. La ciudad que hoy cuenta con un censo de 180.000 habitantes de mayoría étnica Serer y de religión musulmana, es el segundo puerto pesquero del país que ofrece un gran atractivo turístico todos los días al atardecer cuando las barcas regresan al puerto y comienza una activad frenética entorno al pescado. El desarrollo de la actividad turística en el entorno ha favorecido un crecimiento urbanístico anárquico, muy propio de las ciudades prósperas de África que le da a centro comercial de la ciudad un aspecto caótico y ruidoso donde la gente deambula de lado para otro y los mercados rebozan de gentío a todas horas. Sin embargo los barrios periféricos junto al mar ofrecen al viajero una tranquilidad total y una imagen mucho más apacible y en sintonía con el paisaje. Las ciudades balnearias de Saly y Nianing concentran todos los complejos turísticos de la zona y Mbour con muy pocos establecimientos hoteleros aporta la mano de obra. La Kankourang es una de las fiestas más populares de Mbour y muy festejada por la población local y apreciada por los turistas; se trata una celebración de la circuncisión en el seno de la comunidad mandinga. El Kankourand, un personaje mítico recubierto de cortezas rojas de un árbol llamado “fara” recorre las calles aterrizando a la población para proteger a los jóvenes iniciados.

Toubab Diallaw.

Entre playas arenosas, acantilados de arcilla y colinas de piedras se encuentra Toubab Dialaw, un pequeño pueblo de pescadores que creció poco a poco con el auge de la vivienda. Habitada principalmente por Lebous, pueblo indígena pescador, amable y alegre, Toubab Diallaw mira ahora casi en su totalidad hacia el turismo. Una comunidad multicultural muy solidaria se formó poco a poco alrededor de la aldea tradicional. Los expatriados de todas las nacionalidades y de Dakar que buscan una segunda casa se reúnen y participan juntos en el desarrollo de la aldea. El pueblo se edificó sobre el acantilado que domina una inmensa palaya de arena dorada y fina. Si tiene suerte, podrás asistir a las sesiones del ritual de curación, organizado por la comunidad de los curanderos tradicionales en el pueblo. Toubab Diallaw es también un pueblo de artistas donde residen músicos, pintores y artesanos de todo el país y se celebran concierto y todo tipo de actividades culturales durante todo el año.

Popenguine:

Popenguine es un pequeño pueblo de pescadores y agricultures situado a 70 kilómetros al sur de Dakar, al borde del mar, entre el pueblo artístico de Toubab Diallaw y la laguna de Somone. Pertenece a la comunidad rural de Diass, provincia de Mbour y región de Thies, fue fundado sobre el año 1650 y se llamaba en su origen Poponguine; por iniciativa del presidente Leopold Shengor pasó a llamarse Popenguine.

Popenguine es muy conocido en Senegal por la peregrinación que se celebra anualmente en pentecostés desde 1888 al santuario de Nuestra Señora de la Entrega. Su magnífica playa y la Reserva Natural creada en 1986 situada al sur del pueblo lo han convertido en un destino ideal para la práctica del Ecoturismo. La asociación R.F.P.P.N. (Agrupación de Mujeres para la Protección del Medioambiente), una organización de mujeres que se formó en el pueblo espontáneamente en 1988 tras la creación del Parque Natural y que contribuía voluntariamente para conseguir los objetivos de conservación de la reserva natural fué una experiencia sin precedentes de colaboración de un departamento técnico del Estado, Parques Nacionales, y la organización local en el ámbito específico de la conservación, con el fin de restaurar la biodiversidad de un área degradada.

La Reserva Natural de Popenguine tiene una extensión de 10 Km² y una altitud entre el nivel del mar y los 80 mts en su cota más alta. Ocupa 2,5 km de costa junto al Cabo Naze, con acantilados pertenecientes al macizo Ndiass. La meseta que ocupa la mayor parte de la Reserva corre paralela a la costa y está separada de ésta por un estrecho valle de menos de 1 km de anchura. La estación seca dura de noviembre a junio /julio, con vientos del noreste y este, con temperaturas bajas y poca humedad. Durante la estación de lluvias predominan los vientos del suroeste con altas temperaturas y gran humedad.

La cubierta de vegetación es escasa, principalmente con hierba que crece durante la estación de lluvias. El estrato herbáceo principalmente comprende a therophytes (principalmente las hierbas) que sólo crecen durante la estación de lluvias, con predominio de Acacia ataxacantha, Acacia seyal y Combretum micranthum.

La Reserva tiene interés especialmente ornitológico. Se han clasificado 148 especies diferentes de aves, de las cuales 67 son aves migratorias. La reserva está situada en la ruta migratoria principal de un número importante de aves paleoárticas. Otras especies registradas incluyen al mono patas y dos especies de lagarto.

Región del Siné Saloum.

El delta del río Saloum, a cuatro horas de viaje desde Dakar, está constituido por un archipiélago de pequeñas islas que son el paraíso para la práctica del ecoturismo.

El delta del Saloum es una hermosa fusión de río, tierra y mar justo al norte de la frontera de Senegal con Gambia, es un laberinto de más de 200 islas recubiertas con manglares, palétuviers, baobabs, etc. Constituyendo una red de innumerables bolongs (canales) donde se mezclan el agua salada y el agua dulce.

334.000 ha de la Delta de Saloum son clasificados desde el 1981 como Reserva Mundial de la Biosfera. El parque nacional de la Delta de Saloum creado en 1976, el segundo parque más grande de Senegal después de Niokolo Koba. Clasificada desde el 1984 zona húmeda de importancia internacional (Ramsar) protege más de 250 especies de aves, pelícanos, garzas, aigrettes, cercetas, gaviotas burlonas, estorninos reales, cobes, hienas, monos verdes, patas, manatíes, delfines, tortugas, etc. La mejor manera de visitar las islas de Saloum y observar las aves sigue siendo la excursión en barco.

Palmarin, al sur de Djiffer, ofrece bellas playas sobre una banda de 30 km de arena a orillas del Océano, y una Reserva natural Colectiva destinada a proteger y salvaguardar la fauna y la flora. Sobre los 10.400 hec. de la reserva de Palmarin creada en 2001 solamente se permite la explotación agrícola y la ganadería. La tala de árboles y la construcción de viviendas están prohibidas.

El río Saloum es navegable hasta Kaolack y el río Sine hasta Fatick, la pesca artesanal con red es su principal actividad económica con más de la mitad de las personas que operan en este sector.

Sine Saloum es la región de la etnia Serer, animistas de tradición, dejaron el norte de Senegal en el siglo 11 para evitar a Jihad de los Almorávides, guerreros que aportaron el Islam desde el Sáhara. Hoy día la mayoría de su población es musulmana, pero encontramos también muchos católicos que conviven en perfecta armonía con los musulmanes y compartiendo ambos los ritos animistas.

Kaolack

La Ciudad de Kaolack es la capital de la región de Kaolack y un importante puerto fluvial sobre el Siné-Saloum. El tren y la carretera nacional unen a esta caótica ciudad a Dakar. Con una población aproximada de 180.000 habitantes de la etnia Serer y de gran mayoría musulmana es el centro comercial y administrativo de toda la región. Esta ciudad es sobre todo conocida por la producción, tratamiento y exportación del cacahuete y sus derivados, por las salinas de Diorane y la producción del anacardo. Kaolack posee el mercado más grande de Senegal y también es la ciudad más sucia del país. Es una ciudad donde no hay nada que ver ni nada que hacer; solo pasar o rezar ya que también es un gran centro religioso donde nació el marabú Baye Niass fundador de la hermandad musulmana “Niassenes” y eso explica la presencia de grandes mezquitas.

Joal Fadiouk “La Isla De Las Conchas”

Fadiouth es una isla formada por el acumulo de conchas, situada frente a Joal, al sur de Dakar. Se llega a través de un bonito y moderno puente peatonal de madera construido junto al antiguo puente abandonado. Es una isla plana cubierta literalmente de conchas. Las calles están llenas, las paredes de las casas están cubiertas, todo lleva conchas por todos lados. Se rompen cuando las pisas, haciendo un ruido muy particular. Es un lugar muy visitado por los turistas, pero conserva un ambiente especial, tranquilo y alegre. Los niños juegan en la calle, los viejos charlan a la sombra de los árboles, los artesanos tejen sus telas o esculpen la madera, las mujeres marisquean y los pescadores echan la red. El pueblo es un entramado de callejuelas recubiertas de conchas, un pequeño mercado, una moderna iglesia, una histórica mezquita y en una pequeña isla vecina también de conchas a la que se accede a través de otro puente de madera, un pintoresco cementerio desde el que se tiene una espectacular vista de la isla principal y de los curiosos graneros construidos dentro del agua sobre pilotes de madera.

Palmerin

Palmerin es un conjunto de encantadores poblados rodeados de agua y palmeras por todas partes que pertenece a la provincia de Joal Fadiouk en la región del Siné-Saloum. Se dice que Palmerin lleva muy bien su nombre ya que es el paraíso del cocotero, de la palma de aceite y otras muchas especies de palmeras. No es casualidad que cada año este pequeño pueblo abastezca a toda la región de fossing (vino de palma) y que los recolectores de la Casamance, especialista en esta técnica se desplacen hasta aquí para extraer este preciado elixir.

El paisaje ofrece maravillosos contrastes. Entre inmensos eriales comidos por la arena que dan paso a grandes bosques de palmeras y lagunas sobrevoladas por millares de pelícanos y toda clase de aves aparecen pequeños poblados tradicionales Serer que es la etnia mayoritaria de la región.

Palmerin se divide en cuatro poblados separados por varios kilómetros a lo largo de la playa. Viniendo de Joal Fadiouk, el primero que nos encontramos es Palmarin Ngallou llamado también Sessene. Después de varios kilómetros de llanuras desérticas y saladas en las que solo encontraremos algún manglar, la llegada a Ngallou nos parecerá un verdadero oasis aunque el pueblo no es ni mucho menos el más bonito de la zona ya que veremos muchas construcciones recientes inacabadas. Solo algunas calles abrigadas por los cocoteros conservan el aspecto tradicional.

Un poco más adelante, fuera de la carretera, nos encontraremos Palmerin Ngueth conocida por su agua dulce ya que la situación peculiar de la zona de Palmerin entre el mar y numerosas lagunas solo permite extraer agua salobre a veces demasiado salada para el consumo humano. Solo los pozos de Palmerin Ngueth abastecen de agua clara y dulce a la zona donde todos los lugareños vienen a por agua potable.

El tercer poblado que nos encontramos viniendo de Joal es Palmerin Gounoumene. Es la zona central de Palmerin y la más bella. Es un pueblo verdaderamente pintoresco; al igual que en Joal todo está construido y recubierto de conchas. Palmeras y cocoteros están omnipresentes en este remanso de paz y tranquilidad situado a quinientos metros del océano atlántico donde pasear es un autentico placer. Los torneos de lucha senegalesa de Palmerin son muy reputados en todo el país y de aquí han salido grandes luchadores.

Por fin llegamos a Palmerin Diakhanor, justo antes de la Punta de Djiffer donde la erosión del mar ha obligado a desplazar el embarcadero del pueblo al mismo Diakhanor. Aquí es donde encontraremos algunos albergues turísticos a pesar que la zona no es tan bonita como Gounoumene, pero si unas preciosas playas vírgenes donde abundan la pesca y las aves costeras.

Keur Bamboung

Keur Bamboung es un campamento ecoturístico situado junto al pueblo de Sipo a orillas de la ría Bamboung en pleno corazón del Delta del Río Saloum en las islas Bétanti, pertenece a la provincia de Toubakouta y a la región de Kaolack. La etnía mayoritaria de esta región es la Serer de religión preferentemente musulmana. La construcción del campamento es una iniciativa del proyecto "Oceanium" para protección de áreas marítimas que ha sabido involucrar a la población de los pueblos integrados en el área.

Desde su emplazamiento, el campamento ofrece un suntuoso panorama que te transportará a un universo de colores y sonidos de la naturaleza que despertaran todos tus sentidos.

Las nueve habitaciones con camas confortables han sido construidas según las técnicas de construcción tradicionales. Todas las habitaciones ofrecen hermosas vistas sobre el río y disponen de cuarto de baño con ducha alimentadas con agua de pozo. Bajo la gran cabaña central se encuentran el restaurante y la cocina que prepara platos de calidad con productos locales (ostras, gambas, pescados, etc... y arroz)

Centro vital de desarrollo de la zona, el campamento fue construido para la protección del Área Marítima Protegida (AMP) Comunitaria. Su emblema es el manatí (Trichechus manatus) una especie amenazada que vive especialmente en agua dulce cerca de la desembocadura de los grandes ríos.

En Keur Bamboung se aplican todos los principios del Turismo Responsable. Las energías renovables son preferentemente aplicadas (Energía solar para producir electricidad), el uso de productos biodegradables son preferentes y los desechos son reciclados. Además el campamento tiene una capacidad limitada de acogida de 26 personas para favorecer la calidad de la estancia. Al alojarnos en este establecimiento estamos participando en la protección del Área Marítima, los beneficios aseguran el funcionamiento del campamento y se reparten entre el comité de gestión de la AMP y la comunidad rural de Toubacouta para la realización de varios proyectos (construcción de escuelas, dispensarios de salud, huertos comunitarios, etc...).

Las actividades que podemos realizar desde aquí son numerosas y destacan los senderos ecológicos, navegación en kayak, senderismo, observatorio de hienas, iniciación a la ornitología, avistamiento de aves, visita al eco-museo de Diorom Boumag, etc.....

Mar Lodj

La isla de Mar Lodj, a 4 horas de Dakar, situada en el delta de los ríos Sine y Saloum donde los bosques de manglares están siempre presentes, la isla de Mar Lodj es de esos lugares donde uno se creería perdido en el fin del mundo, sin embargo está solo a 40 kilómetros de Joal-Fatiouk y a 15 minutos de Ndangane en piragua y mide aproximadamente quince kilómetros por diez. La población de religión musulmana católica y animista asciende a unos cinco mil habitantes que se reparten en cuatro pueblos que son Mar-Fafaco, Mar-Lothie, Mar-Soulou y la isla de Wandie. La poca actividad laboral limitada a la agricultura de subsistencia (arroz, mijo, cacahuete, sandía y algunas legumbres), pesca artesanal y marisqueo, obliga a parte de la población a emigrar o a enrolarse en la flota pesquera española que faena en los bancos pesqueros de Mauritania y Senegal. La isla es deficiente en infraestructura, no posee red eléctrica ni canalización de agua potable, pero si cuatro escuelas públicas primarias, una escuela católica privada y un anexo del liceo Diogoye Basile Senghor de Fimela, así como tres centro de salud, dos maternidades y tres ambulancias. La isla ideal para perderse del mundo.

Simal

Simal es un poblado de la etnia Serer que pertenece a la región del Siné-Saloum y a la comuna de Diofior. Situado al borde de uno de los brazos del río Saloum entre Fimela y Diofior y muy próximo al bosque protegido de Samba Dia es uno de los enclaves mejor preservados de la región. Los recursos de la población se basan en la agricultura, pesca y ganadería, estos últimos años el turismo se ha convertido en una importante fuente de ingresos. El pueblo está compuesto por unas sesenta casas de arquitectura tradicional aunque la chapa de uralita esta cada vez más presente.

Foundiougne
Foundiougne, una ciudad pequeña al borde de Saloum, en la época colonial fue un importante centro comercial gracias a su puerto, alrededor del cual subsisten todavía algunas casas coloniales. En la región de Nioro-du-Rip, al Sur de Kaolack, están los monumentos funerarios en círculos megalíticos tallados en la roca de laterita (especie de arcilla roja). Estos megalíticos, vestigios de una civilización que vivió 1.500 años y que abandonó sus ritos funerarios en el siglo XV, son visibles en varios sitios de los cuales Sine-Ngayène y Wanar están clasificados Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2006.

Sine- Ngayène reagrupa 1.102 piedras megalíticas, 52 círculos y una centena de túmulos representando los vestigios de antiguas necrópolis. Los megalitos son los restos de grandes sitios funerarios, los túmulos son un montículo de tierra y una piedra megalítica ubicada al este. Los círculos están compuestos por cavernas que comprendían a familias o clanes enteros.

En Wanar se pueden ver 24 círculos megalíticos, las piedras ahí son más pequeñas pero finamente talladas, piedras “liras” en forma de A o Y. La región de Fatick está repleta de sitios y monumentos históricos de la epopeya Sérer.
Diakhao Sine, Fadanne, Mbissel, Ndoffane, Ndiongolor, Diakhao, última capital del reino de Sine, a alrededor de 10 Km de Fatick, reagrupa las sepulturas Buur, los reyes Serer, enterrados en su palacio, Coumba Ndoffène, Lath Souké Fathiam, Mayé Kor, Diouf último rey Sine.

LA REGIÓN DE CASAMANCE

Situada al suroeste de Senegal, y al sur de Gambia, Casamance es un área de enorme potencial turístico con un conflictivo pasado de confrontaciones por la opresión colonial y más recientemente, enfrentamientos violentos con las fuerzas senegalesas durante los noventa, por una lucha independentista. Casamance está poblado por gente hospitalaria que está dispuesta a mostrar de la mejor forma su tierra a los visitantes y que lucha por trasmitir una imagen de mayor tranquilidad luego de algunos brotes de recrudecimiento de la violencia hacia el norte.

Casamance es una región calurosa, con montañas al sureste, quizás el área de mayor atractivo, por sus playas en la zona de Cabo Skirring. Pero tierra adentro, aún hay mucho para sorprenderse: es una de las zonas más exuberantes de Senegal, con zonas húmedas donde se asientan coloridos arrozales y palmeras.

En la zona, no es esperable ni gran infraestructura turística, ni servicios organizados, porque todo parece estar en etapa de desarrollo inicial. Simplemente, es un área donde encontrarse con la cultura local, para descubrir en directo los modos de vida y las inquietudes de sus habitantes en un ambiente de convivencia que es difícil de encontrar en otros lugares de Senegal, pero donde los conflictos, como en muchas regiones de África, están latentes.

En el año 2008 un brote de violencia afectó nuevamente la imagen de un área de Senegal, que intenta despuntar, aunque los problemas son esencialmente al norte del país, y lejos de las zonas más turísticas del sur. Es el turismo el que lentamente se convierte en la principal fuente de ingresos económicos en la región. En el área de Cabo Skirring, el turismo tiene un mayor impacto, a sólo 80 kilómetros de la capital, Zinguinchor. Incluso, son los propios hoteles los que más invierten para mejorar las condiciones de las escuelas y centros de salud, en un intento por revertir la situación del lugar. Incluso, hoteles que estuvieron cerrados por años, lentamente comienzan a abrir sus puertas con la ayuda de la Unión Europea y el Banco Mundial. El número de viajeros que visitan Casamance, aumenta lentamente cada año.

Ziguinchor.

Es la capital de la región natural de Casamance. Su población es de unos 160.000 habitantes. Está situado en el sudoeste de Senegal al borde del río Casamance y a unos 70 Km del Océano Atlántico. Está conectada con Dakar por carretera, por barco y por avión, es centro comercial e industrial con muchos mercados, poseyendo una gran fábrica de procesamiento de aceite de maní.

La ciudad fue fundada en 1645 por los portugueses, el nombre de la ciudad derivaría precisamente de la frase portuguesa «Cheguei e choram» ("Llegué y lloraron") ya que los nativos se conturbaron al establecerse la colonia portuguesa al saber que ésta sería un centro del tráfico de esclavos, fue vendida por Portugal a Francia en 1888 estado que se convirtió entonces en su administrador comercial, explotando especialmente el cultivo de cacahuete (maní) y lo anexionó a la colonia francesa del Senegal.

Ziguinchor es una ciudad típicamente africana, la influencia europea y sobre todo árabe configuran una ciudad sin estilo arquitectónico y con apariencia de ciudad chabolista. El planeamiento de estas ciudades africanas es siempre muy similar; un centro ciudad con las huellas de un pasado colonial rodeado un pequeño cinturón de casas más recientes donde encontramos oficinas y comercios. El ensanche de la ciudad es un enjambre de barrios de casa autoconstruidas que acogiendo cada uno a una etnia diferente, organizados como si de pueblos se tratase.

Kolda

Kolda es una ciudad de aproximadamente 60.000 habitantes que pertenece a la región de Alta Casamance y que podríamos clasificar “sin interés alguno” como a la mayoría de las ciudades modernas de África Occidental. En su mayoría está poblada por la etnia Peul de religión musulmana que vive principalmente de la agricultura y la ganadería. Las numerosas etnias que viven en la ciudad se dividen por barrios, en Bantanguel, el más grande viven los Peul originarios de Guinea Conakry, en Saré Moussa situado a la entrada de la ciudad viven los Mandinga, en Ndiobène al Este los Wolof…… Es una ciudad poco dinámica en comparación a otras ciudades de Senegal. Hace un calor agobiante durante los meses previos al invernage, la provincia tiene las peores carreteras del país y pesar de ello aquel que quiera visitar el país o quiera llegar a Guinea tendrá que pernoctar allí al menos una noche y por ello encontramos algunos hoteles decentes en la ciudad.

Oussouye

Oussouye, ciudad cruce de caminos es capital de provincia, fuertemente impregnada de las tradiciones ancestrales, es también la capital de un importante reino local de la etnia diola. Al este de Oussouye, el poblado de Edioungou alberga un importante centro de alfarería tradicional. El pueblo de pescadores de Mlomp, entre Oussouye y Elinkine, posee varias chozas de planta baja y primer piso, arquitectura única en la región, un viejo ceiba de al menos 400 años y un museo que guarda celosamente herramientas y símbolos de la cultura local.

Cachouane

Cachouane es un pequeño pueblo de la provincia de Oussouye donde conviven en armonía 300 habitantes agrupados en 41 familias de religión musulmana y cristiana sin olvidar sus tradiciones animistas. Situado a orillas de un estuario en el delta del río Casamance, se comunica con Elinkine en piragua y con Djimbering por una pista que se recorre a pie en tres horas. Los núcleos de viviendas tradicionales con tejado de paja están muy dispersos e integrados perfectamente en un precioso paisaje donde predominan los arrozales, palmeras de muy diversos tipos y numerosos campos de nenúfares que contribuyen a embellecer mas el entorno. El pueblo dispone de una escuela primaria, un pequeño dispensario, aunque sin medico ni enfermero, una iglesia, una mezquita y un centro juvenil donde se celebran bailes casi todos los sábados. La actividad comercial se sustenta en la pesca, el marisqueo, el arroz y hoy día en el turismo.

Djimbering

Djimbering, pertenece a la comarca de Kabrousse en la provincia de Oussouye, está situado a 10 km al norte de Cabo Skirring y a 60 km de Ziguinchor en la Baja Casamance en la costa atlántica. Es un pueblo de tradición animista donde conviven con la religión musulmana y católica. El poblado construido sobre un gran dunar, posee los ceibas más grandes de todo Senegal, una de las más bellas playas del país de arena fina y un museo muy curioso de la cultura tradicional Diola a la sombra de unos inmensos ceibas.

Mlomp

Mlomp está situada a unos 40 kilómetros de Ziguinchor y es conocida sobre todo por los enormes ceibas y las casas de pisos declaradas monumento histórico en 2003, también construyen unas casas muy particulares con porche soportado con columnas de adobe con motivos decorativos, por algo se dice que los Diola son los mejores arquitectos de África. La población de la etnia Diola asciende a 8.000 y se agrupan en una comunidad de 24 poblados. La población es de mayoría cristiana (80%) y el resto es de religión musulmana, aunque todos son a la vez animistas. Esta región vive mayormente del turismo, la pesca y la agricultura, aquí se recolecta el mejor vino de palma de toda África, todo tipo de frutas tropicales y verduras; los artesanos trabajan la madera, la cestería y las telas o tapices.

Seleki.

Seleki es un pueblo muy bien conservado de Baja Casamance situado a 22 kilómetros de Ziguinchor, capital de la región y pertenece a la comuna rural de Enampore en la provincia de Ziguinchor. Esta zona llamada por los locales “Mof Awi” o reino de Bandial conserva tradiciones diola muy antiguas y es uno de los pocos lugares donde se habla el bandial, un dialecto del Diola. Los pueblos más cercanos son Etama, Enampore, Essyl y Batiniere.

La población de unos 500 habitantes se agrupa entorno a setenta familias que viven en 5 barrios dispersos en una amplia zona de exuberante vegetación donde predominan las palmeras ronier, los baobabs, los manglares, las plantaciones de mangos e inmensos arrozales que son la subsistencia principal de la población que en su mayoría son agricultores. Algunas casas impluvio con el tejado de paja en forma de embudo para dar claridad al patio central y recoger el agua de lluvia han sido catalogadas por la Unesco de Patrimonio Universal y le dan al pueblo cierta notoriedad. Seleki es también el nombre de un grupo étnico que opuso una gran resistencia al avance de la colonización francesa. Muchos militares franceses murieron en la batalla de Seleki el 1 de diciembre de 1886 a manos de la resistencia Diola dirigida por el carismático jefe y fetichista Djignabo Badji que murió frente al ejecito francés en 1906 convirtiéndose en un héroe y entrando a formar parte de la leyenda de la región.

Enampore

Enampore se sitúa a 25 kilómetros al Este de Ziguinchor, en pleno corazón de la comunidad Mof Awi, en un entorno privilegiado de gran belleza y muy bien preservado por la población local de la etnia Diola. El paisaje se caracteriza por sus arrozales, sus bosques sagrados de ceibas gigantes, pero sobre todo por sus casas tradicionales circulares llamadas "Emplivium" con el tejado en forma de embudo produce luz en el interior y recoge el agua de lluvia para almacenarla en un depósito central. Enampore es también conocido por la producción de vino de palma llamado bunuk que se obtiene de la fermentación de la savia de las palmeras de aceite.

Karabane

Karabane es una isla paradisíaca situada en la margen izquierda de la misma desembocadura del río Casamance y pertenece a la provincia de Oussouye. Sus 300 habitantes de la etnia Diola intentan por medio del turismo renacer su glorioso pasado. Esta isla fue el primer puesto colonial francés en una Casamance muy guerrera que se resistía a la colonización europea. Hoy día es un lugar apacible de gran belleza donde el viajero en busca de tranquilidad y armonía encontrará un paraíso terrenal; también es un lugar extraño donde el tiempo parece haberse detenido hace dos siglos por las ruinas coloniales que allí resisten al paso del tiempo. La isla es accesible solo en piragua desde Elinkine y Cachouane. Antaño, antes del dramático naufragio en el perecieron más de 1500 personas frente a las costas de Gambia el 27 de septiembre del 2002 el Joola el buque que cubría la travesía desde Dakar a Ziguinchor fondeaba unas horas frente a la isla para que los pasajeros de la provincia de Oussouye no tuviesen que desembarcar en Ziguinchor que les pillaba algo alejados. En la isla no hay electricidad, ni agua corriente por lo que sus habitantes deben cavar pozos y utilizar grupos electrógenos y placas solares para abastecer las pocas infraestructuras turísticas. La economía de la isla está basada en la agricultura y el turismo; gran parte de la isla está cubierta de arrozales y palmeras que nutren a sus habitantes, algunos de ellos también pescadores. La parte sur de la isla es inaccesible e inexplotable debido a selva de manglares y las mareas altas que cubre parte de la isla. La mayoría de la población está concentrada en el pueblo que es bastante pequeño y en el que se respira permanentemente una sensación de Bien Estar, de Paraíso.

Mendingue

Mandigné es un pequeño pueblo de la etnia mandinga que pertenece a la región de Sedhiou en la Alta Casamance. Este pequeño poblado de unas treinta cabañas de arquitectura tradicional de adobe de estilo mandinga con tejados de chapa se sitúa en la margen derecha del río Soungrougrou, el mayor afluente del río Casamance, en un precioso enclave donde predominan los arrozales rodeados de palmerales, baobabs e inmensos ceibas que delata la presencia de algún poblado. El principal recurso de la población es la agricultura y en menor cuantía la ganadería.

Dioubour

Dioubour es un pueblo diola de la comunidad rural de Coubalan en la provincia de Bignona. Se sitúa unos 27 kilómetros al noreste de Ziguinchor, al borde de un brazo de agua de agua de la margen derecha del río Casamance donde se mezclan en laberínticas rías el agua salida y el agua dulce que propician el crecimiento de manglares y muchas otras especias vegetales y animales . Las casas y cabañas de adobe de estilo tradicional que conforman el poblado quedan escondidas bajo los impresionantes ceibas. Más al interior y protegidos del agua salada por pequeños diques se extienden grandes campos de arroz acompañados de grupos de palmeras y cultivos de mangos y papayas. El primer recurso de la población es la agricultura, seguidos de la pesca y la ganadería.

Elana

Elana es un pueblo Diola de tradiciones animistas muy arraigadas es de mayoría cristiana que pertenece a la comuna rural de Mangagoulack en la provincia de Bignona, región de Ziguinchor. Se sitúa junto a los manglares de uno de los innumerables brazos la margen derecha del río Casamance, a unos 30 Km al noroeste de Ziguinchor. De nuevo encontraremos a un pueblo de arquitectura tradicional de adobe bajo enormes ceibas, rodeado de arrozales, palmerales y manglares. El principal recurso económico del pueblo es la agricultura seguido de la pesca.

Kafountine

Al sur de Senegal, en la región de Casamance, Kafountine se esconde entre palmeras bañado por las aguas del Atlántico. Este pequeño pueblo de pescadores es perfecto como primera toma de contacto con África y nos abre las puertas a un mundo lleno de color, de sonrisas y de música.

La maltrecha carretera principal, que divide el pueblo en dos, discurre recta desde la entrada hasta el mar. A ambos lados van pasando la mezquita, el mercado con sus vendedoras de fruta y verdura, las casas, las quincallerías, las tanganas (puestos de comida donde puedes tomar un bocadillo o un café a casi cualquier hora del día o de la noche), la carpintería, las tiendas de comida, las sastrerías... Es un camino divertido, la gente te saluda desde las puertas de sus negocios y los niños te gritan toubab (blanco) mientras se ríen. Allí pueden verse típicas imágenes africanas: mujeres de coloridos trajes acarreando a sus bebés a la espalda, niños correteando entre cabras y gallinas, personas portando pesados haces de leña o cubos de agua sobre sus cabezas y un sinfín de pintorescas estampas.

Al final de la carretera nos reciben los pescadores, que construyen y reparan canoas a la sombra de los árboles para salir a faenar. La playa se extiende a lo largo de varios kilómetros y nos permite disfrutar del rumor de las olas en silencio. Dando un paseo por la orilla se puede llegar hasta Abené, el pueblo vecino. Allí hay un árbol sagrado de más de 600 años de antigüedad que está formado por la unión de seis ceibas y que merece la pena contemplar por sus proporciones descomunales.

Desde el bar-campamento A la Nature de Kafountine se disfruta de una de las puestas de sol más espectaculares de toda África occidental. Cuando el cielo se tiñe de rojo y el sol comienza su descenso los pescadores regresan a la orilla y la zona del puerto rebosa de gente que viene y va comprando y vendiendo pescado fresco. Justo antes de tocar el mar el sol desaparece como una bola de fuego y comienza a caer la oscuridad. La luna tardará aún en salir, pero cuando su silueta se recorte entre las palmeras iluminará la noche estrellada guiando nuestro camino, escaso de farolas.

La noche de Kafountine suena a reggae y a djembés. ¿La música amansa a las fieras o las despierta? Cuando el djembé comienza a sonar, la fiera que hay dentro de cada senegalés se desata. Los cuerpos sudorosos se mueven descontrolados al son del tam-tam y los balafones y todo contoneo, pirueta o cabriola se convierte en paso de baile. Las batallas de break-dance, tan famosas hoy en día, se asemejan a lo que sucede en cualquier discoteca de Kafountine cuando hay programe.

Algún valiente inaugura la pista y se marca los primeros pasos mientras el resto hacen corro. Tras él sale otro, y poco a poco el ambiente se va animando. El anzuelo ya está echado: quien acepte el 'pique' debe poner toda la carne en el asador para no quedar por debajo. Discotecas como A la Nature, Kumpo, Karmala o Black and White se turnan para no hacerse la competencia y son escenario cada noche de frenéticas danzas imposibles de imitar que dejan al visitante con la boca abierta. Tras el espectáculo improvisado comienza la reggae party y la pista se llena de rastas que agitan su cabeza al son de Bob Marley. La noche se alarga hasta que el cuerpo aguante. Fuente: Sara López

Cap Skirring o Skiring

Cap Skiring con una población de unos 1.800 habitantes pertenece a la provincia de Oussouye y está situada a 70 kilómetros al oeste de Ziguinchor, capital de la región. Cap Skirring es el centro turístico por excelencia de la región de Casamance que tuvo y fuerte desarrollo en los años noventa. Es probablemente uno de los lugares más idílicos de Senegal por sus playas vírgenes que tienen fama de ser de las mejores del África occidental con un mar cálido y transparente todo el año. Pero todo este paraíso se ha estropeado un poco desde que se instalaron algunos grandes turoperadores como el Club Med. Los grandes bosques de ceibas y las innumerables palmeras le dan un aspecto de selva tropical. Todas estas condiciones hacen del lugar una estación balnearia muy atractiva para aquellos a los que les gusten las playas tranquilas con buenos servicios hoteleros, pero poca integración con la población local.


La Región de Futa Jalón, País Bassari o Senegal Oriental

¡África tal como la soñaste! La savana, los leones, los elefantes, los cocodrilos; estamos en Senegal Oriental junto a las fronteras de Malí y Senegal y se respira en el ambiente. Los Peul son la etnia mayoritaria en la región, seguida de los Mandinga (Maliké, Bambara y Socé). Los Bassari, los Coniagui y los Bedik son comunidades minoritarias y se encuentran dispersas por toda la región. La ciudad de Tambacounda que da nombre a la región se encuentra en un importante cruce de caminos del África occidental, siendo una de las principales estaciones ferroviarias entre Dakar y Bamako. Tambacounda es conocida por su herencia cultural, de entre la que destaca la danza y el famoso djembé. El Parque Nacional de Niokolo Koba, el más grande del África Occidental cubre la mitad de la región y cuenta con innumerables especies de animales y vegetales. Las temperaturas más altas se suelen registrar entre marzo y junio y oscilan en torno a los 40º a la sombra, pero al ser el calor es muy seco, es también muy soportable y siempre existe la posibilidad de bañarse en los numerosos ríos o en las cascadas de Dindefello. Kedougou es la ciudad más alejada de Dakar y está unida a Tambacounda por una carretera de 233 kilómetros que atraviesa de norte a sur el parque nacional en la que es muy usual encontrarse todo tipo de animales a su paso, por lo que deberás tener mucho cuidado si vas conduciendo a pesar de las limitaciones de velocidad.

Descubrir Senegal Oriental es descubrir a la autentica África rural, donde la vida transcurre al ritmo de la propia naturaleza. Esta región es uno de los secretos mejor guardados del país. Lejos de las zonas turísticas, podrá disfrutar de la vida tradicional africana de los pequeños pueblos que conservan sus costumbres, trajes y adornos. Es también la única región montañosa de Senegal donde comienzan las primeras estibaciones de las montañas de Futa Jalon que hacen frontera con Guinea Conakry.

Tambacounda

Tambacounda es la capital de la región del este de Senegal y se encuentra en un importante cruce de caminos del África Occidental. Es también una de las ciudades más grandes del país en la que viven unas 70.000 personas de muy diferentes etnias establecidas cada una en su barrio. Así la ciudad, situada cerca de Gambia, Mali y Guinea se divide en barrios mandinga, malinké, bambara, peul, bassari, etc. Como su nombre indica (hogar de Tamba), Tambacounda fue fundada por Socé Tamba de la etnia mandinga y hay que remontarse solo al periodo colonial para encontrar el origen de la ciudad de “Tamba”. La construcción de la línea de ferrocarril Dakar-Níger por el colonizador francés fue el elemento determinante en la fundación de la ciudad que fue creciendo a lo largo de la vía férrea y entorno a la estación, hoy en estado de ruina a pesar de que el tren que lleva a Bamako desde Dakar sigue parando en la ciudad. Hoy día la ciudad no presenta ningún interés salvo para los amantes de la caza mayor que dan rienda suelta a su afición en las numerosas reservas de cazas de la región y se alojan en unos cuantos hoteles construidos para acoger a estos turistas. También es etapa y punto de partida para los viajeros que se dirigen al Parque Nacional de Niokolo Koba o viajan hacía Kedougou o Guinea Conakry.

Kedougou

Kedougou es la ciudad más alejada de Dakar, más que una ciudad capital de provincia parece un pueblo con núcleos de casas y cabañas muy dispersos. Si andamos unos 500 metros en la dirección que sea, nos encontramos de nuevo en la selva con monos y panteras. El río Gambia pasa por esta capital de provincia con un curso de agua tranquila donde se pueden observar no muy lejos de las casas a hipopótamos y cocodrilos. Esta ciudad, como la mayoría de las ciudades africanas está dividida en barrios étnicos. Los más grandes son los peul, mandinga, bambara y bassari. El barrio de Dandemayo (a lo largo del río) es uno de los más pintorescos y tranquilos, parece vivir al ritmo lento del río Gambia que lo bordea. El mercado de Kedougou es uno de los mas coloristas de Senegal a él acuden gentes de Mali, Guinea y de las tribus locales. Es el lugar ideal para iniciar un viaje al África profunda e ir sintiendo la esencia de la cultura africana.

Mako.

Pequeño poblado de etnia mandinga a orillas del río Gambia que nace en las cercanas montañas de Fouta Jalón de Guinea Conakry, montañas ideales para la práctica del senderismo. Mako, situado en pleno Parque Nacional de Niokolo Koba son unos cuantos grupos de chozas diseminadas por el entorno, a ambos márgenes del río donde los hipopótamos disfrutan sus aguas. La vida social se concentra junto al puente de la carretera que viene de Tambacounda donde siempre hay un ambiente muy colorido; se suceden las tiendas, el locutorio, la oficina de correos, la parada del autobús, el mercado, etc.…. En las márgenes de ambas orillas mujeres con el torso desnudo lavan a sus pequeños y a ellas mismas, otros pequeños chapotean, buscadores de oro lavan la arena en busca de alguna pepita, otro grupo de mujeres lava la ropa……Todo un gentío alegre y colorido que se sociabiliza en el río. En Mako encontramos el eco campamento de Badian; nueve chozas-habitación construidas por los Bassari junto al río Gambia, en el entorno del Parque Nacional Niokolo Koba. Dispone de sanitarios en las habitaciones, restaurante, bar y miradores para la observación de hipopótamos. En total cuenta con 9 habitaciones y capacidad máxima para 21 personas.

Dandé

Dandé (significa en peul, cama de caña) pertenece a la provincia de Kedougou en la región de Futa-Jalon, única zona montañosa de Senegal que ejerce de frontera con Guinea Conakry. El pueblo de Dandé se sitúa a una altitud de 470 ms sobre la meseta del mismo nombre, junto al nacimiento de la famosa cascada de Dindefello, que comparte con otros seis pueblos, todos ellos de la etnia Peul y de religión musulmana que combinan con viejos ritos ancestrales de origen animista. La meseta fue invadida por los Peul en 1930, huyendo de la colonización francesa e islamizando allá por donde pasaban a la vez que expulsaron a los Bassari, de creencias animistas que ocuparon los montes cercanos, algo más al norte.

La población la componen unas 400 personas, divididas en dieciocho familias que a su vez están todas emparentadas y gobernadas por un solo jefe ayudado por el consejo de ancianos, el director espiritual y el curandero o brujo tradicional. Cada familia habita una parcela cercada donde se alzan tres o cuatro cabañas a modo de habitaciones construidas con cañas de bambú, paja y adobe, mientras el rebaño descansa en una parcela contigua. Todo el conjunto de parcelas y casas está a su vez cercado con altas empalizadas de troncos y cañas para protegerse de los animales salvajes que aún se mueven por la zona como chacales, panteras, hienas, jabalíes, etc.…….

Estas familias son autosuficientes, viven de la agricultura y la ganadería de subsistencia y solo comercian para conseguir, té, azúcar y ropa en contadas ocasiones. Los productos que más se cultivan en la meseta son el cacahuete, el mijo, el maíz, el plátano y el arroz aprovechando la época de lluvias, también se recolectan el bambú y la paja que utilizan para la construcción de casas y muebles. La ganadería se limita a dos o tres cabezas de vacuno por familia, algunas cabras para obtener leche y algún cordero para el sacrificio; los pollos y gallinas también picotean la zona.

El pueblo, al que se accede por un precioso, pero escarpado y abrupto camino, dispone una escuela rural donde están escolarizados el 100% de los niños. Para seguir los estudios elementales han de bajar andando a diario a Dindefello y la dificultad, sobre todo en época de lluvias, provoca mucho absentismo. Para poder seguir los estudios secundarios y acabar el bachillerato, los alumnos han de desplazarse hasta Kedougou; y esta situación solo pueden soportarla aquellos que tengan familias en la ciudad con posibilidad de acogida.

La asociación local, “Grottes pour le progrès du Village de Dandé” a la que pertenece toda la población toda la población adulta y cuyos objetivos entre otros son la promoción de la juventud y la emancipación social y cultural de la población promueve acciones de ayuda social y sanitaria con los fondos que consiguen con la cuota turística que han establecido, haciendo pagar 500 cfa. (0,60 €) a cada visitante extranjero al que en contraparte, guían y asesoran durante la vista en la zona.

2 comentarios:

Angelica dijo...

Si bien normalmente busco alquileres costa
atlantica
para ir a las distintas ciudades de nuestra costa, en esta oportunidad quería hacer algo muy diferente y por eso me interesaba poder ir algun país Africano

Manuel Galán dijo...

Hola Angelica.

Si decides viajar a Senegal, debes contactar conmigo. Soy Manolo Galán, responsable de Senegal en la agencia Ismalar Rutas. mi mail: produccion@ismalar.org